Argentina (Español)

MINISTERIO EN ARGENTINA

Actualmente hay seis  Hermanas de San Casimiro que brindan sus servicios en dos ciudades de Argentina: Avellaneda y Córdoba.   Colaboran como profesoras, catequistas, psicólogas, tutoras, músicas y  asociadas pastorales.   Coordinan las actividades para formación de catequistas también la coordinación y animación de adultos para que tomen parte en los grupos de la parroquia u otras oportunidades de ministerio en las que se desarrollan las Hermanas.  Parte del ministerio de las Hermanas  las lleva a las villas; fuera de la ciudad donde atienden a las necesidades de los pobres.  Además del servicio directo — proveer alimentos, ropa y otras necesidades básicas—Las Hermanas de San Casimiro han iniciado y participado en un programa de cambio intercultural entre los residentes de la villa de Córdoba y en el la villa de Avellaneda, la empresa de fabricación de velas.

ASOCIADOS DE LAS HERMANAS DE SAN CASIMIRO EN AVELLANEDA

En la ciudad de Avellaneda, la presencia de las Hermanas es muy visible entre las parroquias y comunidades locales por cual ha florecido el programa Asociado donde la comunidad ora con las Hermanas y las asisten en su ministerio.  Los Asociados se comprometen anualmente en una ceremonia misionera. Le invitamos a leer sobre las actividades de los Asociados Argentinos de las Hermanas de San Casimiro en el boletín primaveral de las Hermanas de San Casimiro, Journeys y en el boletín Asociados Argentinos Peregrinando.

  

EL MINISTERIO EN ARGENTINA COMENZO CON LA EDUCACIÓN

 El ministerio de las Hermanas en Argentina comenzó en 1941 cuando comenzaron a brindar sus servicios en las escuelas primarias que pertenecían a las parroquias.  Este era un nuevo concepto en Argentina ya que la mayoría de las comunidades de mujeres religiosas tenían sus escuelas privadas establecidas, ellas mismas manejaban y operaban las escuelas.  Como en los EEUU, las Hermanas en Argentina demostraron cualidades de liderazgo de Hermanas Católicas frente al público en un tiempo donde pocas mujeres ocupaban posiciones de liderazgo.  Las  Hermanas siempre han buscado maneras de responder a las necesidades dentro y fuera de la comunidad parroquial.  Solo hay una Hermana como profesora de tiempo completo en la escuela en Córdoba, todas las Hermanas mantienen una gran relación  con los profesores y ex alumnos en Avellaneda y en Rosario.

 

VIVIENDO LA VISION DE  MADRE MARIA KAUPAS

La Madre María preveía mandar a las Hermanas a Sud América  para trabajar con los inmigrantes Lituanos. Aunque ella no vivió para ver esto hacerse realidad, las Hermanas de San Casimiro continuaron con su misión al ayudar a los inmigrantes Lituanos en Avellaneda, desde el comienzo de su ministerio en Argentina. Después a dirigir y educar en tres escuelas parroquiales- una en Avellaneda, una en Rosario, y una en Córdoba.  En EEUU, la Madre María  se dirigió a las necesidades de los inmigrantes Lituanos y abrió su corazón para incorporar a todos que buscaban de los talentos de sus Hermanas.  Esto es cierto de las Hermanas en Argentina, todas las Hermanas comparten de sus talentos y fe donde quiera que estén.

 

FOTOGRAGRAFIAS DESDE ARGENTINA

Hermana Immacula Wendt, Hermana Superior, Hermanas de San Casimiro y la Hermana Margaret Zalot, Miembro del Concilio de las Hermanas de San Casimiro, visitaron las Hermanas en Argentina en febrero del 2010.  Vea las fotos del  viaje en el boletín primaveral, Journeys, y en nuestra Galería de fotos por la Red.

This page can also be viewed in English.